domingo, 19 de octubre de 2008

VIDEO DEL REPORTAJE


video
Vídeo donde aparecen las fotos del reportaje Jo Sóc y también otras inéditas. Sube el volumen de los altavoces.

sábado, 20 de septiembre de 2008

Presentación de la exposición "Jo Sóc"


El próximo 25 de septiembre presento la exposición del reportaje fotográfico "Jo Sóc" sobre Parálisis Cerebral, que tendrá lugar en el Centre Cívic Jardins de la Pau, en El Prat del Llobregat a partir de las 19:30h.

Jo Sóc es un proyecto personal profundo, iniciado hace siete meses donde trato de desgranar, bajo mi punto de vista, los aspectos más íntimos de la vida de las personas con Parálisis Cerebral. Aún en desarrollo, Jo Sóc es un proyecto que viaja por distintos ámbitos visuales. Desde la ayuda que los mecanismos sociales desarrollan sobre este colectivo hasta el día a día más íntimo y personal.

Cargado de contenido emocional, Jo Sóc es un reportaje sobre personas, sobre rostros de alegría, rostros de tristeza, rostros de pánico, rostros de coraje. Jo Sóc derrocha, en definitiva, las ganas de vivir de estas personas.

Enlace oficial de la exposición

http://www.aj-elprat.cat/agenda/detall_agenda/_7VkxCaTOLCNgU8kuJbQELuHw3Bpdw1c6CkqqvHioGs_BxMq2etN0gQ

La Noche entra en escena

La noche. Aquel espacio donde las cosas cambian de forma i color. Durante la noche, la luz se transforma y nos revela nuevos secretos que permanecen ocultos durante el día. La luz se transforma y los colores nos muestran nuevas caras, nuevos vicios, nuevos episodios, fugaces y a la vez intensos. Episodios de hombres y mujeres. Relaciones humanas que de pronto cogen aquel protagonismo que fueron perdiendo durante el día.

La fotografía me permite acercarme a los colores de la noche. Soy capaz de reflejar el torpe deambular que toman las personas a su paso, embriagadas por los excesos y enloquecidas por los olores.

La fotografía me desvela el placer de la noche. El placer de volverse un niño, un niño en un parque de atracciones. El placer de quitarse el disfraz y ser ese animal que todos somos. Como aquel Mr Hyde de
Stevenson, que aparece en nuestro interior y amotinándose, se hace con el control total de nuestras palabras y actos.

La noche tiene el poder de generar la total metamorfosis de aquél que la mira, aquél que dejándose llevar, le saca el provecho visual y carnal. Cuando la noche entra en escena mi cámara aparece en el palco y se coloca en primera fila. Fluye con los movimientos y mi única aportación es de mero soporte físico, porque ella no tiene piernas para caminar. Solo ojos para mirar.